Adicciones

El caballo es un valioso elemento terapéutico para el tratamiento en la rehabilitación de conductas adictivas. En una época en la que prima la gratificación inmediata, este animal necesita un compromiso físico y mental.

Permite trabajar aspectos como la disciplina, el autocontrol, la gestión de situaciones, la empatía, el incremento de la confianza o las habilidades sociales. Favorece la creación de un vínculo afectivo sano, de confianza, cuidado y responsabilidad instaurando además momentos de entretenimiento y actividad física a la vez que se realiza terapia en un entorno idóneo para desconectar de los problemas derivados de la adicción y comenzar a vivir sensaciones nuevas al aire libre, en plena naturaleza.